Síntomas psicológicos de la ansiedad

Los síntomas psicológicos de la ansiedad o centrales son producidos por la estimulación del sistema límbico y la corteza cerebral, con síntomas psicológicos. Esta estimulación es la responsable de que nos sintamos desbordados por las emociones y los pensamientos cuando experimentamos ansiedad.

El sistema límbico es la parte del cerebro que regula las emociones y la memoria e incluye el tálamo, el hipotálamo y la amígdala cerebral. La corteza cerebral o sustancia gris es el tejido nervioso que cubre los hemisferios cerebrales. Es la zona que rige la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión.

Síntomas psicológicos de la ansiedad

Los síntomas psicológicos son los siguientes:

* Desasosiego. Es un estado de intranquilidad causada por algo que no se puede definir bien y que causa temor.

* Irritabilidad. Es la propensión a sentir ira o excitación ante una situación determinada.

* Nerviosismo creciente. En estado nervioso, la preocupación y la incapacidad para identificar la amenaza o para gestionar las emociones aumenta este nerviosismo, creándose un círculo vicioso.

* Miedo incoercible. Consiste en un miedo manifiesto que no puede controlarse.

* Aprensión. Es el temor que se siente contra una persona o contra algo, por miedo a que resulte perjudicial o peligroso para la salud, o por ser de aspecto sucio.

* Ansiedad “flotante”. Se trata de un desorden mental en el que el ataque de ansiedad aparece sin existir una situación u objeto específico que pueda generarlo.

* Agobio psicológico. Es la sensación de verse superado por las circunstancias y los acontecimientos, con la preocupación de no saber qué va a ocurrir.

* Inhibición o bloqueo psicomotor. Ocasiona dificultad en la expresividad del lenguaje y los gestos.

* Miedo a perder el control, a volverse loco o sensación de peligro inminente.

* Deseo de escapar y conductas de evitación. Cuando este tipo de conductas se repiten de manera consistente aparecen las fobias.

* Despersonalización. Es el estado psíquico en el que la persona se siente extraña a sí misma, a su cuerpo y al ambiente que la rodea.

* Desrealización. Se produce cuando se percibe el mundo como algo irreal o extraño.

* Depresión de carácter nocturno. Estado de ánimo apático que aparece de noche.

* Dificultad de concentración y pérdidas de memoria. Pequeñas lagunas mentales sin existir daños reales en el cerebro.

La desrealización y la despersonalización tienden a darse con una mayor frecuencia cuando se producen ataques de pánico o crisis de angustia. La persona que padece estos síntomas siente una pérdida de control de la situación tan grande que deja de reconocerse a sí misma. A menudo se define este estado como una sensación de volverse loco.

Presentación de los síntomas psicológicos

Cada persona manifestará unos síntomas psicológicos en función de su personalidad y su situación, con frecuencia e intensidad variantes. Además, unos síntomas pueden repercutir sobre otros, es decir, los síntomas cognitivos pueden exacerbar síntomas fisiológicos, que a su vez pueden provocar síntomas conductuales.

Según el DSM-IV, deben darse al menos cuatro de los síntomas psicológicos de manera repetida para que se considere un trastorno de ansiedad.

El diagnóstico por parte de un profesional es fundamental; los síntomas de la ansiedad pueden superponerse o confundirse con los de otras enfermedades de carácter no mental.

No se admiten más comentarios