Fobia social

La fobia social es una ansiedad exagerada en aquellas situaciones sociales en las que una persona es observada y puede ser criticada por otras. Quien sufre este trastorno se siente escrutado por otros, por temor a la humillación al hablar, comer, responder preguntas, etc. Existe también ansiedad anticipatoria ante la perspectiva de estas situaciones, que se intentan evitar en mayor o menor medida.

Se trata de un temor acusado y persistente en una o más situaciones sociales o actuaciones en público, por miedo a que resulten embarazosas, y puede darse incluso dentro de un grupo reducido de personas.

La evitación parcial implica, por ejemplo, unirse a un grupo pero no participar en la conversación; sentarse en un lugar apartado, en bares, restaurantes, encuentros sociales o cualquier lugar donde haya que hablar en público, o situaciones de vulnerabilidad ante la posible crítica de los demás, como escribir o comer delante de otras personas.

¿Cómo se origina la fobia social? ¿Existe un perfil propenso?

El trastorno se inicia con un ataque de ansiedad en algún lugar público. Posteriormente, la ansiedad aparece en lugares similares y la frecuencia aumenta, acompañada de la evitación. Sin embargo, la causa concreta de su aparición es desconocida.

Suele iniciarse desde edades tempranas, generalmente al final de la adolescencia. Esto se debe a la preocupación por la impresión que causan en los demás, y se da en ambos sexos. Aunque hay mejoras en la edad adulta, esta fobia dura muchos años.

Estas personas suelen presentar hipersensibilidad a la crítica, rechazo a las evaluaciones, baja autoestima o sentimientos de inferioridad. Habitualmente son personas tímidas “de modo patológico”; la fobia social genera discapacidad, la timidez no. La exposición a estos estímulos produce invariablemente una respuesta de ansiedad, que puede llegar a convertirse en una crisis de angustia, según el DSM-IV.

La fobia puede manifestarse tanto en todas las actividades sociales (difusas) como en algunas de ellas (restringidas). La situación puede llegar a altos grados de incapacidad social.

fobia social

No debe confundirse con la torpeza social, que consiste en una falta primaria de habilidades sociales que puede producir ansiedad. El habla es dubitativa, escasa e inaudible, la expresión facial y los gestos son extraños y la persona no mira de forma adecuada a los demás mientras habla. Los pacientes con fobia social pueden poseer estas habilidades, pero ser incapaces de usarlas en situaciones sociales.

¿Existen más fobias?

Sí. La fobia social, junto a la agorafobia y la fobia simple, conforman lo que se llama trastornos de ansiedad fóbica.

La agorafobia es un estado de miedo manifiesto al encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede ser difícil o donde en el caso de aparecer una crisis de angustia o pánico no se puede disponer de ayuda.

La fobia simple consiste en la experimentación de un miedo marcado ante un objeto o situación específica. Aparece con ciertos animales, fenómenos de la naturaleza, oscuridad, ir al dentista, etc. También cuando se anticipa que se va a dar esa situación, por lo que se intenta evitar.

No se admiten más comentarios