Estrés emocional

El estrés emocional es consecuencia directa del estrés agudo grave o situación traumática sostenida. Estas circunstancias afectan a nuestras emociones de manera negativa, apareciendo el trastorno, ya que en ausencia de ellas, no se produce.

La vulnerabilidad y predisposición personal juegan un papel importante, así como la edad y el sexo de las personas afectadas. Además, según un estudio publicado en la Revista de la sociedad peruana de medicina interna, el estrés podría ser uno de los factores determinantes de la depresión.

¿Cómo reaccionamos al estrés emocional agudo?

Se produce un trastorno transitorio (normalmente remite en días o en horas), de gravedad importante que aparece como una respuesta a un estrés físico o psicológico excepcional (catástrofes naturales, accidentes, guerras, atracos, violaciones, pérdida de varios seres queridos, incendio de la vivienda, etc.).

Estrés emocional

Existe una relación temporal clara e inmediata entre el agente estresante y la aparición de los síntomas, y el riesgo de aparición aumenta si existe agotamiento físico o factores orgánicos (adultos jóvenes, mujeres).

La sintomatología es una sensación de “embotamiento psíquico” o “anestesia emocional” inicial.  Hablamos de disminución del campo de conciencia, disminución de la atención, incapacidad para asimilar nuevos estímulos y desorientación, ira, desesperación e hiperactividad. También pueden existir signos vegetativos de crisis de pánico (taquicardia, sudoración y rubor).

Estos síntomas desaparecen generalmente a los 2/3 días como máximo. Puede existir una amnesia completa o parcial del episodio.

¿Qué es el estrés emocional por adaptación?

El estrés emocional por adaptación es un malestar subjetivo acompañado de alteraciones emocionales que interfieren con la actividad social. Aparecen durante el periodo de adaptación a un cambio biográfico significativo o a un acontecimiento vital estresante (duelo, separación, emigración, condición de refugiado, etc.).

ansiedad por adopción

Se da una relación temporal clara con el acontecimiento estresante (inferior a tres meses) y rara vez suele durar más de seis meses. La predisposición o la vulnerabilidad son factores determinantes, pero siempre debe existir un agente estresante.

Es más frecuente en adolescentes y mujeres, en particular solteras, aunque puede aparecer a cualquier edad. Los factores precipitantes en la adolescencia son los problemas escolares, rechazo de los padres, divorcio y abuso de sustancias. En los adultos, los problemas familiares, divorcio, cambio de domicilio, emigración y problemas económicos.

Causas y síntomas del estrés emocional por adaptación

Se produce cuando el sujeto ha sido expuesto durante más de un mes una situación de estrés psicosocial identificable, el cual no es de gravedad extraordinaria ni de tipo catastrófico.

Los síntomas del estrés emocional son humor depresivo, facilidad para el llanto y desesperanza. También aparece ansiedad, preocupación, incapacidad para afrontar problemas, para realizar la rutina diaria, para planificar el futuro, etc.

Dentro del estrés por adaptación encontramos dos subtipos clínicos. El primero es la reacción depresiva breve o prolongada, según la duración sea superior o inferior a seis meses. En segundo lugar aparece el subtipo llamado reacción mixta de ansiedad y depresión. Como su nombre indica se produce una combinación de síntomas característicos de la ansiedad con los de la depresión.

No se admiten más comentarios