Cómo superar la ansiedad

La ansiedad, al ser el sistema de alarma que nuestro cuerpo utiliza ante el peligro, no es algo que podamos hacer desaparecer totalmente; de lo que se trata es de aprender a manejarla para que no interfiera de forma negativa en nuestras vidas. A continuación veremos cómo superar la ansiedad a través de las terapias existentes, farmacología y plantas medicinales.

Las terapias existentes para superar la ansiedad

El tratamiento psicológico más eficaz es la combinación de ansiolíticos con la terapia cognitivo-conductual. Podemos seguir por nuestra cuenta guías y libros con recomendaciones, no obstante, en los casos más graves o cuando no conseguimos solucionar el problema, es necesario acudir también al especialista.

La terapia cognitiva consiste en la autoobservación y autocorrección de pensamientos y emociones negativas que nos llevan a ciertos comportamientos. Aprendemos a reinterpretar la realidad que vemos, pues esta, y no los sucesos en sí mismos, son la fuente de nuestras preocupaciones.

como-superar-la-ansiedadCon esta terapia se busca mejorar la toma de decisiones y nuestra capacidad para solucionar los problemas que se nos presenten. Nos ayuda a modificar nuestros pensamientos.

La terapia conductual, como su nombre indica, se centra en modificar la conducta, es decir, en cambiar esta, corrigiendo y eliminando los comportamientos no deseados sin castigarse. Consiste en la exposición de manera progresiva a las situaciones temidas, y utiliza el refuerzo positivo cuando nos enfrentamos a ellas con éxito.

A diferencia de otras existentes, como las psicoterapias psicodinámicas, la terapia cognitivo-conductual está orientada al presente: los problemas actuales y las creencias y conductas que tenemos ante ellos.

El terapeuta informa al paciente sobre el problema y le ayuda a descubrir sus pensamientos distorsionados y a crear otros alternativos, con objetivos y ejercicios para cada sesión. Se evalúa también la eficacia del tratamiento.

Cómo nos ayudan a superar la ansiedad

La terapia cognitivo-conductual incluye una serie de estrategias y técnicas que nos permiten ubicarnos en la realidad. Tenemos que aceptar que estamos equivocados en nuestra percepción de las cosas. Como el cerebro es una máquina que sigue instrucciones, debemos comenzar modificando la conducta y los pensamientos.

Las técnicas de modificación de conducta incluyen la respiración y la relajación, las habilidades sociales, la programación de actividades, refuerzos, exposición a situaciones, etc. Las cognitivas se basan en la reestructuración cognitiva, autoinstrucciones, desarrollo de expectativas de autoeficacia, solución de problemas, imaginación guiada, etc.

Cómo superar la ansiedad con los tratamientos farmacológicos

En los trastornos de ansiedad es frecuente el uso de psicofármacos, ya que se producen alteraciones bioquímicas de los neutransmisores y aquellos permiten su regulación. Lo adecuado es la combinación con las terapias psicológicas; a menudo los efectos cesan cuando se interrumpe el tratamiento farmacológico.

como-superar-la-ansiedad-con-los-tratamientos-farmacologicosEn la actualidad hay una tendencia a medicalizar casi cualquier experiencia de la vida. En su lugar, deberían ofrecerse estrategias psicológicas que permitan aprender a gestionar mejor nuestras emociones. En este caso, que nos permitan afrontar y superar la ansiedad. No obstante, tampoco hay que caer en el extremo opuesto y rechazar de manera irracional cualquier medicamento.

Los más frecuentemente utilizados y con mayor eficacia son:

Las benzodiacepinas

Es el ansiolítico más utilizado. Su eficacia está demostrada, pero tiene sus desventajas. Su efecto puede ser temporal y puede crear además dependencia y síndrome de abstinencia.

Son de acción rápida, producen relajación muscular y reducen las palpitaciones y la hiperactividad gastrointestinal. Pueden utilizarse de manera conjunta con algunos antidepresivos en las primeras semanas de tratamiento. Deben buscarse alternativas para usos superiores a seis meses, por el riesgo de crear dependencia.

Es importante evitar la automedicación, así como la interrupción por cuenta propia. Existen diferentes tratamientos para cada trastorno de ansiedad. La elección dependerá de la edad del paciente, condiciones médicas y características de la persona.

Azapironas

La más utilizada para el trastorno de ansiedad generalizada es la buspirona. Sus efectos son visibles tras varias semanas de tratamiento pero no presenta efectos sedantes. Tampoco genera dependencia ni interacciona con depresores del sistema nervioso central, como el alcohol. Puede producir vértigos y dolores de cabeza.

Betabloqueantes adrenergénicos

Cuando predominan los síntomas físicos se utilizan los betabloqueantes adrenergénicos. Al bloquear los efectos de la adrenalina y reducir los temblores y las palpitaciones, aumentan la confianza de la persona y disminuyen las preocupaciones por los síntomas corporales.

Presentan la ventaja de no crear dependencia ni sedación indeseable. Además, son también de acción rápida y su presencia en el organismo es bastante breve. Por el contrario, producen algunos efectos secundarios cardiovaculares y pulmonares, por lo que no se recomiendan en personas asmáticas o con diabetes.

Tampoco son eficaces en las fobias sociales o la timidez.

Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)

El más conocido es el Prozac. Aunque su nombre se relaciona principalmente con la depresión, se utiliza también en los trastornos de ansiedad (salvo en las fobias específicas) y es concretamente el tratamiento de primera elección.

El tratamiento se inicia con dosis bajas y suele usarse en combinación con las benzodiacepinas. Se evitan así los posibles efectos secundarios, como la irritabilidad, diarreas, cambios de apetito o dolores de cabeza.

Presenta menos riesgo de adicción que otros antidepresivos.

Inhibidores de la recaptación de la serotonina y la noradrenalina (IRSN)

Está demostrada su eficacia tanto en los trastornos de ansiedad como en la depresión. Se incluye la venlafaxina, superior a la buspirona como tratamiento de la ansiedad generalizada, y la duloxetina, de uso más reciente pero prometedor.

Es difícil establecer qué tratamiento o qué combinación es la adecuada, así que lo recomendable es personalizarlo según responda cada persona.

Hay quien se refugia únicamente en los fármacos o les atribuye la mejoría a estos. Se reduce así el interés por las terapias cognitivo-conductuales y aumenta el riesgo de recaída al interrumpir los medicamentos. Por otra parte, algunas técnicas de la terapia conductual requieren que el sujeto experimente la ansiedad, por lo que el tratamiento farmacológico resulta un obstáculo.

Plantas medicinales

Muchos tratamientos modernos han surgido a partir de sustancias que se encuentran en las plantas. Junto al creciente interés por los productos que se perciben como naturales frente a los fármacos, el uso por este tipo de tratamiento ha aumentado.

Por el contrario, hay un gran desconocimiento sobre los principios activos de muchas plantas y no existen datos fiables sobre su eficacia, sus efectos secundarios y sus interacciones.

Las más utilizadas para superar la ansiedad son:

  • Kava kava: reduce los efectos de la ansiedad sin ocasionar efectos secundarios ni sedación. Puede potenciar los efectos de las benzodiacepinas
  • Valeriana: utilizada principalmente para inducir el sueño pero con un importante efecto placebo
  • Lúpulo y flor de la pasión: por sus efectos sedantes
  • Hierba de San Juan: muy popular como tratamiento de la depresión

Para saber más sobre cómo superar la ansiedad, se recomienda acudir a nuestro médico. Un experto podrá realizar un diagnóstico y un tratamiento adecuados a nuestro caso y nuestras características personales.

No se admiten más comentarios